Análisis de Sentencia del Tribunal Supremo de 24 de octubre de 2005: Accidente club de hípica

La STS de 24 de octubre de 2005 hace referencia a la actividad deportiva. En este caso en el año 1993, “Mari Trini” alquila un caballo para dar un paseo de ruta turística en el “Club Hípico Cala D´Or”.  En el camino ella se adelanta del grupo donde estaba el monitor, el caballo tropieza con unas piedras y ella se cae y sufre un traumatismo craneoencefálico grave. 

Esta señora interpone una demanda y en primera instancia, absuelven a los demandados. La Audiencia estiman en parte a la demandada, pero el Tribunal Supremo confirma la sentencia de instancia y confirma que no tiene que haber resarcimiento de ningún tipo.

¿En qué se basa esa sentencia del Tribunal Supremo?, bien nos dice que  actividad deportiva festiva de la monta, conlleva también un riesgo y mucho más ahora, porque el riesgo había sido causado por parte de la demandante, que se había alejado del grupo y el monitor estaba con una persona más novata y estaba dirigiéndole el camino con el caballo. Pues en este caso, debe asumir el riesgo de esta actividad y por esta teoría del año 1992 del TS no se le debe resarcir.

Cierto es que la monta tiene responsabilidad contractual porque había adquirido un servicio, pero nuestro Tribunal Supremo no distingue en la responsabilidad contractual y extracontractual cuando realizamos una actividad deportiva.

En palabras explícitas del Tribunal Supremo: “No obstante, aunque esta Sala viene a anudar a ambas clases de responsabilidades unas mismas pautas y exigencias, si bien menos cabría la responsabilidad objetiva, o por riesgo, aún en la contractual que en la extracontractual, pero en ningún caso se autoriza o exige el carácter inicial objetivista total de la culpa exigible, por lo que no se aprecian motivos de responsabilidad civil para los demandados participantes en el evento, como posibles responsables o sujetos pasivos -no se aprecia el nexo causal entre el hecho y sus conductas-, debiendo acogerse el motivo, anulando la Sentencia de la Audiencia y ratificando la del Juzgado, que, en líneas generales (si bien no se puede aceptar la teoría de la asunción del riesgo, aplicable a algunas pruebas deportivas de excesivo riesgo, que no se da con ese carácter, aquí), está bien construida.”

Accede STS 796/2005, de 24 de Octubre – Club Hípica.

Deja un comentario