Breve análisis legal del caso Jakobsen – Groenewegen

Groenewegen ha sido sancionado con nueve meses de suspensión por la caída que provocó en el sprint de la primera etapa de la Vuelta a Polonia, el 5 de agosto, en la que Fabio Jakobsen sufrió gravísimas lesiones (incluso debatiéndose entre la vida o la muerte). Groenewegen cierra el espacio a Jakobsen con ayuda de su codo y cadera, empujándolo contra las vallas de seguridad. Como consecuencia le han dado 130 puntos en la cara, le queda un diente, tiene una cuerda vocal paralizada y pasó una semana en la UCI.

Una vez expuesto el relato de los hechos, las cuestiones son:

A. ¿Es responsable Jakobsen del delito de lesiones del art. 147 CP? ¿Debería ser castigado sólo deportivamente? (supuesto caso de aplicabilidad del ordenamiento jurídico español)

En primer lugar analizaremos, la base legal aplicable para determinar la posible responsabilidad penal del corredor de Jumbo-Visma. Para ello, entendemos que el tipo que se pudiera aplicar a esta actuación es el delito de lesiones del art. 147 CP consistente en todo menoscabo o perturbación de la integridad corporal o la salud física o psíquica de una persona. Los requisitos son:

  1. Acción de causar a otra persona, por cualquier medio o procedimiento, tanto activo como omisivo, una lesión. -> Empujón + cierre de trayectoria.

  2. Un resultado lesivo consistente en un menoscabo de la integridad corporal o de la salud física o mental de la víctima que precisa tratamiento médico o quirúrgico o requiere para su sanidad más de una asistencia facultativa. -> 130 puntos + UCI.

  3. Un nexo de causalidad entre el comportamiento o movimiento corporal del agente y el resultado producido. -> Teoría de la equivalencia = si suprimimos mentalmente el empujón + cierre de trayectoria, el accidente no hubiera ocurrido.

  4. El dolo genérico de lesionar o “animus laedendi”, que surge cuando el hecho ha sido directamente querido y también cuando el autor representó la posibilidad y la aceptó.

Es en el último punto, donde tengo serias dudas. ¿Por qué?, en este caso el ciclista no es la primera vez que lo hace, el 2 de octubre de 2016 en el Eurometropole puso en peligro al belga Oliver Naesen tras meterse en su camino y empujarlo contra las vallas para no dejarle pasar. A pesar de ello, tengo dudas acerca de que Groenewegen tenga como objetivo dañar a otro ciclista. Pero por otro lado, sí que veo un posible “dolo eventual” ya que el ciclista acepta la posibilidad de que al empujarle, el compañero pueda sufrir graves lesiones o un accidente aparatoso.

De esta forma, vamos analizar el peligro desde la doctrina de la asunción del riesgo. La jurisprudencia precisa que no se presume la asunción del riesgo, cuando el acto violento exceda de los casos normales. Y en este caso, corresponde al lesionado probar la intención dañosa de aquél, para desvirtuar la asunción de riesgos.

Desde mi punto de vista, debemos de alejar lo máximo posible la aplicación del derecho penal del deporte. No obstante, accidentes con consecuencias tan aparatosas como este se merece, como mínimo, un estudio pormenorizado de la aplicabilidad del derecho penal.

Coincidiendo con Montero, no puede admitirse que los lesionados, tanto deportistas como terceros, consientan el daño, sino más bien que asumen el riesgo de la lesión. Y manteniendo la teoría del riesgo debe advertirse la diferencia entre el “juego asumido” y el “riesgo permitido”, pues, cuando se asume el riesgo de ser lesionado se exige mentalmente que quien lesione respete la lex artis. Por lo tanto cabe preguntarnos: ¿es normal que los ciclistas “metan” caderas y empujones en el sprint final?. Desde un punto de vista legal, la respuesta es NO, por la sencilla razón de que está tipificado como una conducta antideportiva.  

Para concluir:

  • En cuanto a la responsabilidad penal de Groenewegen, tengo serias dudas.
  • En cuanto a la conducta antideportiva, viene tipificado como una conducta antideportiva en el reglamento UCI.
  • *No BIS IN IDEM: por atacar diferentes bienes jurídicos (integridad física del sujeto pasivo y el buen orden deportivo)

B. ¿Tiene la organización de la carrera alguna responsabilidad por las ineficientes y obsoletos materiales de seguridad?

La problemática de este caso, es quién es el responsable civil: el causante directo del daño o el organizador del evento por las ineficientes y obsoletas medidas de seguridad (en concreto, las vallas). En este caso, el organizador adopta medidas de seguridad, pero… ¿son eficientes?. Aunque más bien que eficientes… ¿producen más daño?.

Las medidas que deben de tomar los organizadores para evitar responsabilidad, son todas aquellas fueran necesarias para evitar el daño. Tales medidas no son numerus clausus, pues, siguiendo los criterios jurisprudenciales, “aun cuando la conducta fuera concorde con las obligaciones legales, si el daño era previsible y no se adoptaron las medidas debidas y posibles para evitarlo, existirá responsabilidad y deber de resarcir.”

Desde mi punto de vista, el material de seguridad empleado en el Tour de Polonia, en concreto las vallas aplicadas al sprint final suponen un riesgo previsible y notorio para los ciclistas, que a una velocidad de 80 kilómetros por hora y tras un cansancio desmesurado intentan alcanzar la meta en el mejor puesto posible. De esta forma pensemos.. ¿qué es lo mínimo que le puede pasar a un ciclista que a 80 kilómetros por hora choca con una valla metálica?.

En conclusión, aunque se trate de un riesgo comúnmente aceptado por los ciclistas, se trata de un daño previsible y una conducta negligente que se repite carrera tras carrera y que sólo sale a la luz, ante accidentes tan notorio como el acontecido en el Tour de Polonia. Para ello solo existen dos opciones:

  1. Que los organizadores indemnicen a todos los lesionados a causa de las ineficientes medidas de seguridad.
  2. Llegar a un pacto con los organizadores de los eventos ciclistas, para que una parte de la recaudación de los grandes eventos, sea destinada a mejorar las medidas de seguridad.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.
  • Reglamento UCI del deporte ciclista, de 11 de febrero 2020. Título XII Disciplinas y Procedimientos. (Pags. 16 y 18). (Link)
  • Domingo Monforte, J. «Deporte profesional. La asunción del riesgo de contagio». Iusport. (Link)
  • Diaz Romero, M. «La responsabilidad civil extracontractual de los deportistas». (Link)
  • García Planas, G. «Consecuencias del principio «non bis in idem» en Derecho penal». (Link)
  • Gómez Peña. J. (2020) «A Jakobsen le han dado 130 puntos en la cara y le queda un diente«. El Correo. (Link)
  • Redacción Ciclo21. «Eurométropole: Groenewegen se lleva el regalo«. Fuente: Ciclo21. (Link)
  • Redacción EFE/Iusport. «Groenewegen, suspendido 9 meses tras el accidente en el Tour de Polonia». Fuente: Iusport. (Link)
  • Charria. A. «El ciclista Jakobsen y las conductas temerarias». Fuente: Iusport. (Link)
  • Fujioka. G. (2020). «New Footage Added: Jakobsen in coma, Groenewegen faces multiyear UCI suspension New Footage». Fuente: Youtube (Link)
  • Pardo. N. (Agosto, 2020). «Posible delito en el accidente causado por Groenewegen en Polonia». Fuente: Iusport. (Link)
  • EFE/Iusport. «Fabio Jakobsen, muy grave tras una caída en la Vuelta a Polonia». Fuente: Iusport (Link)

Deja un comentario