Crisis en las entidades deportivas: FC Nantes, Sevilla FC y Real Oviedo

Multitud de clubes han pasado por alguna crisis y no todos han conseguido sobrevivir, ya sea por los resultados deportivos obtenidos o por una mala gestión deportiva por parte de los responsables. En la mayoría de los casos la crisis en un club se traduce en el descenso, que tiene como consecuencia directa una caída de los ingresos y una pérdida del interés de los aficionados. En los peores casos, los clubes pueden ver comprometida su existencia debido a los impagos, como por ejemplo la desaparición de la UD Salamanca después de 90 años de historia.

A continuación vamos a tratar dos casos concretos, uno producido en Francia y otro en España.

1) FC Nantes (Francia): la crisis empezó en 2005 cuando el club acostumbrado a ocupar las primeras plazas de la clasificación, empezó a luchar por la salvación. Esta crisis en la entidad deportiva se produce a causa de una gestión nefasta, sumado a una afición enfurecida y desesperada que termina con el descenso a segunda división francesa por primera vez en su historia.

Tras siete años manteniéndose a duras penas en la categoría (hasta 2012), se dieron cuenta que ya no podía contar sólo con sus resultados deportivos para volver a conquistar a su afición y empezó a realizar pequeños cambios. El FC Nantes tiene las características de pertenecer a un territorio, la Bretaña, donde el sentimiento de identidad local es muy importante. Fue entonces necesario para Erice Chevirer, director comercial, conseguir volver a dar alegría al público. ¿Cómo lo hizo?, lo hizo a través de una política de identificación con el territorio y ofrecerle un sentimiento de pertenencia (estilo Athletic Club).

Para conseguir esta política de identificación y de pertenencia, aplicaron las siguientes medidas:

A. Organización de una maratón en la que sólo se ofrece visibilidad a las empresas locales que patrocinan el club, con el fin de fidelizarles y de involucrar al público, los patrocinadores y las instituciones públicas, para que todo el territorio se sienta identificado al club.

B. La activación realizada con Volotea, compañía aérea que personalizó un avión con sus colores.

C. Una de la más importante en este caso, fue la que el club adoptó al dejar de trabajar con todas las agencias que les acompañaba para estar más cerca de la gente y de las empresas y así poder tomar las decisiones de manera interna al 100%.

Estos fueron los tres puntos esenciales para inculcar esa política a la afición. Además, fue acompañado de otras medidas como actividades los días de partidos y desarrollar campañas de socios con unos valores bien definidos. Finalmente, tras diez años en segunda división el equipo francés volvió a la primera división.

2) Descenso del Sevilla FC: el 1 de junio de 1997 el Sevilla vivía uno de los peores episodios de su historia descendiendo a la Segunda División en el Carlos Tartiere de Oviedo. Este descenso fue causado por la pésima dirigencia de González De Caldas, que ocasionaron un carrusel de desaciertos que llevaron al equipo a Segunda División.

El Sevilla pasó dos años en Segunda División y una temporada más en Primera, hasta que Roberto Alés, Monchi y Caparrós dieron un giro a la historia. Aquí es cuando entran los factores complementarios en un club, es decir, cuando la gestión es organizada por personas que sienten los colores y que han visto de cerca lo que era sufrir por el escudo.

La presidencia de Roberto Alés resulto clave para enderezar el club y acertar en lo deportivo con la designación de Monchi como director de esa parcela y la contratación de Joaquín Caparrós como entrenador del primer equipo. Se inició a partir de entonces un saneamiento en las cuentas del club a causa de la buena gestión deportiva de Monchi, con la venta de Jose Antonio Reyes, Julio Baptista, Sergio Ramos, Dani Alves, Poulsen y una larga lista de jugadores que sanearon las arcas del club. Se iniciaron campañas de concienciación a los aficionados con la llegada de Del Nido con el famoso lema “Lo mejor está por llegar” o la famosa campaña del sombrero que terminó con la victoria de la Copa del Rey en 2010. El ejemplo de este club muestra que la mezcla entre profesionalidad, sentimiento por el escudo y crear un sentimiento de pertenencia hacen un cóctel perfecto para la consecución del éxito en un club.

3) El Real Oviedo: en 2003 el Oviedo baja a tercera división por motivos económicos. El club se caracterizó por la voluntad de la población de querer verle sobrevivir. En 2012 el club está en su peor punto económico después de 10 años de caos a nivel de gestión. Tenían que lograr 1.9 millones de euros en menos de dos meses. Gracias a los jugadores, aficionados, clubes como el Real Madrid, un periodista llamado Sid Lowe, la ayuda de un club chino lograron el objetivo y contó con la ayuda de Carlos Slim deseando invertir en un club español.

El caso del Real Oviedo sirve de ejemplo para mostrar que gran parte de la supervivencia de un club se debe a sus aficionados. De esta forma, lo realmente importante es que la afición se sienta parte del club, que se sientan identificados a él y a su territorio.

Deja un comentario