La pertenencia a grupos radicales: hooliganismo

Es un anglicismo utilizado para referirse a seguidores de equipos de fútbol que han producido disturbios o realizado actos vandálicos, que en ocasiones pueden derivar en tragedias como la acontecida en Heysel (Bélgica). 

  • La RAE define hooligan como: hincha británico de comportamiento violento y agresivo.
  • Para J. MAGNET: un hooligan es un individuo que realiza actos vandálicos dentro y fuera de los recintos deportivos, especialmente estadios de fútbol.

Conceptos según diversos autores:

1. Según CANCIO menciona que un periodista inventa un personaje de nombre Patrick Hooligan, cuyas características son el ser alcohólico y pendenciero.

2. Para CLARKE, la conducta de violenta de estos jóvenes es tan solo la búsqueda de una identidad grupal que les proporcione sentido a sus vidas. Además, estos autores, parten de la perspectiva teórica del marxismo, considerando que uno de los aspectos más confusos del hooliganismo, como fenómeno social, es mantener un conflicto entre grupos de clases, siendo el grupo de hooligans el que mantiene conflictos con las autoridades y miembros de clases mejor establecidas como un intento de “luchas contra ellos”.

3. En 1968, el informe HARRINGTON concluyó que los hooligans pertenecían principalmente a las clases trabajadoras bajas, tales clases encuentran mayores problemas en las ciudades industriales y puertos, donde se fomenta una subcultura violenta.

Su aparición parece situarse entre los años 1950 y 1960. Se consideraba una nueva forma de reunirse en grupo bajo la justificación de seguir a un equipo de fútbol, para mostrar un celoso e intenso patriotismo que dirigía su violencia hacia los grupos inmigrantes. En estos años además se produce una circunstancia clave que podría detenernos en su análisis durante todo este trabajo: la aparición del fútbol en la televisión.

No vamos a obviar aquí, la ventaja que supone para la sociedad el hecho de poder ver desde sus casas lo que se ha convertido en todo un espectáculo y en un deporte de masas. Sin embargo la televisión también permite que el espectador vea el comportamiento violento y que este se pueda extender a aquellos que observan los partidos desde lugares públicos, por principios tan básicos en psicología como pueden ser la imitación y/o el modelado. Son varias las personas que han sido golpeadas, heridas, o incluso han llegado a fallecer por este motivo. Como ejemplo, citaremos que en Inglaterra, en el período comprendido entre 1960 y 1965 se doblaron los incidentes violentos relacionados con el deporte en comparación a los 25 años anteriores y la retransmisión de los partidos en televisión se incluye como una de las posibles causas.

En los años 70 es cuando el hooliganismo aparece como un movimiento de grupos fuertemente cohesionados y organizados y comienza también a extenderse por el resto de Europa. Los sociólogos, psicólogos, educadores, y otros investigadores están de acuerdo en señalar la diferencia entre la violencia en el deporte en sí y el movimiento de los hooligans. Aquí hemos presentado sólo un esbozo de lo que supone este fenómeno grupal.

El ejemplo más reciente de la actuación de estos grupos lo podemos encontrar en la Eurocopa celebrada en Portugal en el año 2004, cuando la policía británica impidió la salida del país de más de 2000 hooligans para prevenir la posibilidad de que realizaran actos violentos. No obstante, en la primera semana de competición de la Eurocopa, los hooligans provocaron un altercado con 10 heridos y 14 detenidos. Los altercados se saldaron con penas de cárcel de entre seis meses y dos años para los detenidos.

Dentro de sus características destacamos las siguientes:

  1. Líder temporal.
  2. Jóvenes de 15 y 24 años de procedencia marginal.
  3. Rechazo a la autoridad y a las normas en general.
  4. No tienen interés por la ideología ni por la política.
  5. Suelen actuar en grupos, pero no muy numerosos.
  6. Justifican sus acciones con violencia
  7. Tienen una procedencia marginal.
  8. No tienen compromisos sociales

Diversos autores indicaron que la agresión es producto de la frustración. Ejemplo: la frustración de perder un partido o jugar mal, aunque ello no conlleva cometer una agresión sobre el rival, pero si influye en la predisposición para cometer una agresión, aunque luego tampoco la llegue a realizar.

Deja un comentario