Las vergonzosas condenas de la «Tragedia de Heyzel»

en

Breve reflexión. Desafortunadamente Derecho, Política y Economía van de la manos y por mucho que intenten defender que el poder judicial es autónomo, la realidad muestra que no es enteramente independiente. En el caso de España es un motivo de lógica y en la Tragedia de Heysel es una cuestión de intereses económicos y políticos.

CONDENAS DE LA «TRAGEDIA DE HEYSEL»

El día 29 de Mayo de 1985 ocurrió la fatídica disputa entre los fanáticos del Liverpool y de la Juve, que se saldó con un total de 39 muertos y aproximadamente 350 heridos. Los castigos fueron los siguientes:

A) En 1989 «los cabeza de turcos» escogidos fueron:

  1. 14 de los 26 aficionados del Liverpool, con tres años de prisión y 1000 francos belgas.

  2. Por negligencia en sus funciones, Johan Mahieu, responsables de las fuerzas que custodiaban la tribuna donde se produjo la tragedia. Fue condenado a nueve meses de cárcel y 1.500 pesetas de multa. Según El País, de entre los responsables de las fuerzas de seguridad, es el eslabón mas débil.

  3. Albert Roosens (ex-secretario general de la Federacion Belga de Fútbol) con seis meses de prisión y 1500 pesetas de multa.

  4. Para colmo la UEFA castigó al Liverpool y a los clubes ingleses en general, siendo apartados cinco años de las competiciones europeas, seis al Liverpool.

La UEFA obligó a jugar con una hora y media de retraso al considerar que la suspensión hubiera sido más peligrosa. Los jugadores disputaron el partido con los cadáveres apilados bajo mantas en uno de los extremos. Entonces… ¿quién sanciona a la UEFA?.

Análisis y comentario crítico de la condena a los hooligans ingleses: en 1989 no fueron inculpados por la tragedia ni la UEFA como organizadora del evento, ni los propietarios del Estadio de Heysel como sede de la final, ni las autoridades belgas responsables de la autoridad. Simplemente cogieron a unos cuantos eslabones débiles, al puro estilo Richard Jewell, los condenaros y a pasar página rápido.

El Juez Titular de la Sala 48 del Tribunal Correccional de Bruselas condenó a 14 aficionados del Liverpool, a tres años de prisión. Cuando llevaban cumplida media condena la sentencia fue suspendida tras el recurso de la defensa, al entender que el homicidio fue involuntario. Aquí es donde entra en juego la independencia de los tribunales, el triangulo formado por:

  • UEFA: desde mi punto de vista, es el responsable principal. Intenta evitar todo tipo de incriminación para no dañar su imagen.

  • Cargos políticos: responsables secundarios. Una comisión de investigación creada por el Parlamento belga remitió un informe que repartía la responsabilidad por los hechos entre el Ministro del Interior, el Alcalde de Bruselas, la policía y los organizadores. Este informe se hizo principalmente para provocar la caída del Gobierno belga y no con el objetivo de esclarecer la tragedia sucedida.

  • Defensa de los condenados: supone un peligro porque puede aportar pruebas que incriminen la actuación de las dos figuras anteriores. De esta forma, entramos en un proceso donde interesa buscar culpables a corto plazo que es lo que le interesa a los ciudadanos. Para ello meten en la cárcel a 14 hooligans y al año y medio cuando la presión mediática sea menor, se suspende la condena.

Casualmente, el aniversario de la tragedia se cumple justo el mismo día en que la FIFA celebra un Congreso en México, donde no emitió ningún comunicado sobre el hecho. Un portavoz del organismo se limitó a manifestar «Pienso que lo mejor es olvidar esos hechos sangrientos».

B) En 1991 los familiares de los fallecidos pudieron obtener indemnizaciones después de que el Tribunal Supremo belga condenara por negligencia a la propia UEFA, a la federación belga e incluso al responsable de la Policía de Bruselas. Por primera vez, el máximo organismo europeo fue señalado como responsable solidario.

Para lo que muchos fue una victoria, el redactor de esto documento lo considera como la culminación de un plan trazado estratégicamente, que tenía como objetivo amortiguar el impacto en la imagen de la UEFA y proteger la industria futbolística. La otra cara de la moneda, muestra a unas familias que tuvieron que soportar durante 2 años más el sufrimiento de una sentencia imparcial.

Gracias a la Tragedia de Heysel, se tomaron numerosas medidas para mejorar la seguridad en los estadios de fútbol como: la obligación de poner asientos en todos los sectores del estadio, eliminación o sustitución de vallas protectoras, inicio de una campaña para limpiar la imagen de la fútbol denominada «Fair Play», prohibición de acceso con botellas de vidrio, etc…

Heysel murió en 1994. Ladrillos rojos, una humilde placa y 39 haces de luz recuerdan la tragedia acaecida el 29 de mayo de 1985. En su lugar se levantó el Estadio Rey Balduino.

Deja un comentario