¿Qué debe entenderse por «aledaños» o «inmediaciones» en los estadios de fútbol?

Ante la constante aparición del término «aledaños» en la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, Ley 10/2015, de 23 de diciembre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas e incluso en el Reglamento General de la Liga Nacional de Fútbol Profesional (art. 16), me surgen una serie de dudas:

  1. ¿A partir de que distancia se entiende que son «aledaños» y por lo tanto, es responsable el club?
  2. ¿Es responsable el club por los actos producidos fuera de los anillos de seguridad?
  3. Esa distancia o teoría, ¿es a nivel internacional?¿nivel comunitario?¿nivel nacional?

Se trata de un concepto jurídico indeterminado, que no ha sido acotado por FIFA y que ello ha provocado graves problemas a la hora de determinar el alcance de su aplicabilidad. Para ello, a continuación se expone un fragmento extraído del laudo 2018/A/6040 Club Atlético Boca Juniors v. CONMEBOL & Club Atlético River Plate:

“119. The Respondents contend that “inmediaciones” should be interpreted differently in each country based on the local law. At the hearing, the First Respondent explained that in the present case, the CONMEBOL adjudicatory bodies (and now the Panel) were “lucky” in that the security perimeters were predefined by the governmental authorities in the Security Meeting in accordance with local law, thus creating clear and defined boundaries for what constitutes “inmediaciones”.

In response to the Panel’s question on the application of Article 8 CDR, the First Respondent confirmed that, in its view and as an example, “inmediaciones” would be limited to 500 meters (or 200 metres) from the stadium in a CONMEBOL match in Paraguay, based on Article 2 of Paraguayan Law No. 1866. “Zonas Aledañas: los lugares públicos que se encuentran dentro de un radio de 500 metros de los estadios deportivos de la capital y área metropolitana, de 200 metros de los estadios deportivos del interior de la Republica”).

While in Buenos Aires it would be established for each event by the competent governmental authorities but in no case it would go farther than 1,000 meters from the Stadium, based on Article 19 of Law No. 5.847 of 13 July 2017 of the Autonomous City of Buenos Aires “PERIMETRO DE SEGURIDAD: Se determina como Perímetro de Seguridad al área alrededor de los estadios delimitada por la autoridad competente para cada evento futbolístico según su nivel de riesgo, y que puede comprender hasta una distancia máxima de mil metros medidos en línea recta desde el perímetro exterior del estadio. En el mismo, por razones de seguridad rigen normas especiales de circulación y permanencia de personas y cosas”).

120. The Panel is of the opinion that the Respondents’ interpretation of “inmediaciones” must not be upheld.”

Como se puede apreciar, estamos ante un concepto indefinido y que su aplicación varía en función de la legislación nacional. El Panel en este caso expresa que “inmediaciones” debe definirse utilizando un enfoque funcional, evitando así los estándares mecánicos. Tal y como expone CLARIÁ, el análisis funcional de caso por caso requiere un triple criterio:

  1. Proximidad geográfica razonable con el estadio.
  2. Vínculo directo con el partido.
  3. Impacto negativo directo en el partido.

A diferencia de Paraguay o Argentina que establecen una distancia fija a modo de referencia, en España no se regula una distancia fija ni define este concepto. Pero si tratamos de buscar antecedentes, encontramos un caso mediático en España, que fue el denominado «Caso Jimmy». Brevemente, este caso se trató de una reyerta entre ultras del Atlético de Madrid («Frente Atlético») y ultras del Deportivo de la Coruña («Riazor Blues»), que se saldó con la muerte de un integrante de los «Riazor Blues» en las inmediaciones del estadio.

En la Sentencia de la Audiencia Nacional, de 14 de Noviembre de 2018 (Nº Rec. 154/2017), el juez determinó como «inmediación» la zona conocida como Madrid Rio, sita en la Avenida Manzanares. Explícitamente expuso:

  • «pues, previamente a la celebración de dicho encuentro, sobre las 08.30 horas, en las inmediaciones del Estadio Vicente Calderón, concretamente en la zona conocida como Madrid Río, sita en la Avenida del Manzanares, se produjo una fuerte reyerta entre un numeroso grupo de seguidores radicales y violentos de ambos equipos.»
  • «es hecho notorio que en la inmediaciones del Estadio deportivo y en momentos inmediatamente anteriores a la llegada de la Policía se habían producido graves altercados entre las aficiones de los clubes de fútbol, con varios lesionados graves y un fallecido.»

Tras un análisis pormenorizado de la ubicación exacta donde se produjeron los hechos, logré determinar que el punto exacto es el «Restaurante Puente de Andorra», sito en Av. del Manzanares, 26.

En este caso, no existe una gran variación entre el trayecto en línea recta y el recorrido a pie, ya que el trayecto desde ambos puntos es recto (salvo el cruce de un puente). A pesar de este pequeño desvío, si reducimos un margen de 50 metros, la distancia entre ambos puntos sería de 600 metros.

En conclusión, el único antecedente (que yo conozca y salvo equivocación) nos permite extraer una distancia de 600 metros (límites +- 50 metros) para cumplir el primer requisito expuesto por CLARIÁ «Proximidad geográfica razonable al estadio».

Desde mi punto de vista, analizar caso por caso en base a la legislación local y sin establecer unos parámetros a nivel internacional, constituye una notoria falta de seguridad jurídica que puede acarrear en desiguales tratos ante situaciones de similar naturaleza. Por ello, creo que sería necesario que FIFA acotara este término a nivel internacional, es decir, que impusiera unos límites máximos y mínimos que sirva como guía internacional tanto para los clubes como para la adaptación normativa de las federaciones deportivas.

Deja un comentario