STS 9 de febrero de 2011: Responsabilidad de tipo subjetivo

La Sección 1ª de la Sala Civil del Tribunal Supremo, en su sentencia de 9 de febrero del 2011, número 64/2011, con relación al recurso 2209/2006 cuyo litigio trae causa en las graves lesiones sufridas por un usuario el día 3 de marzo de 2001, al impactar contra un cañón de nieve artificial que se encontraba situado en la pista de esquí debido a una previa caída de aquél, y deslizamiento por la nieve mientras esquiaba la estación de La Molina.

Accidente por el que el usuario de la pista de esquí lesionado (quedando en silla de ruedas) dedujo demanda en reclamación de la correspondiente indemnización de daños y perjuicios, más los intereses de demora del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro en el caso de la aseguradora y costas.

La demanda llega al Tribunal Supremo, con diferentes recursos. Entonces el TS,  hace referencia a la doctrina del riesgo, pero hace hincapié en que ese riesgo debe ser culpa del accionante del daño. En este caso, se había cometido una negligencia al interponer un cañón en la pista y es un obstáculo que el esquiador no tiene que esquivar.  De manera que, había una diligencia por parte de la estación de esquí y el TS le condena al pago de 790.000 euros por las secuelas que ha dejado al deportista.

El Tribunal Supremo pone de manifiesto que la sentencia no pone a cargo de la estación de esquí una responsabilidad de naturaleza objetiva en cuanto no se le responsabiliza exclusivamente por el resultado alcanzado, sino una responsabilidad de tipo subjetivo, que es el sistema común de responsabilidad de nuestro Código Civil, la cual declara tras considerar probado el cumplimiento de los requisitos exigidos por el artículo 1902 del Código Civil, de daño, culpa y relación de causalidad, actuando en la apreciación de todos ellos con arreglo a la doctrina antes expuesta, incluyendo la posibilidad de imputar objetivamente el resultado a la conducta imprudente constatada y consistente en la omisión de las medidas de seguridad necesarias para prever un riesgo previsible, creado por la propia estación de esquí y distinto al que era inherente a la práctica deportiva.

Deja un comentario